Diálogos y Debates
En los diálogos se convoca a diferentes expertos a dar su visión acerca de las principales problemáticas educativas de la región apelando a su experiencia tanto en la investigación como en la gestión de este campo.
En los debates se incluye la producción de un grupo de investigadores sobre un conjunto de datos preparados especialmente por el SITEAL. Estos textos son comentados por otros analistas para generar un intercambio de opiniones sobre el tema analizado.
La incidencia de la educación sobre el bienestar de los hogares

La incidencia de la educación sobre el bienestar de los hogares

El incremento de los años de escolarización y el acceso más democrático a los niveles educativos obligatorios son, quizás, los cambios más relevantes que han experimentado los sistemas educativos latinoamericanos en los últimos años. Sin embargo, es posible que las mejoras en la equidad interna generadas por las políticas educativas no se trasladen hacia mejoras en los ingresos finales, debido a la existencia de procesos externos al sistema educativo que actúan como límites, como la distribución del ingreso. Por ello, en la mayor parte de los países de la región, no se ha conseguido una reducción significativa de los niveles de pobreza.

Compartir
Artículos del debate

Educación y distribución del ingreso

Luis Beccaria y Fernando Groisman

Estas notas constituyen un ensayo acerca de la relación entre educación y distribución del ingreso a partir del análisis de los indicadores provistos por IIPE-UNESCO Buenos Aires. Se ha privilegiado destacar diferentes argumentos conceptuales que ligan a la educación con los determinantes de la desigualdad, tales como los diferenciales en las remuneraciones o en el acceso al empleo. Se han planteado, asimismo, hipótesis acerca de ciertas regularidades encontradas, las que sin duda deben interpretarse en muchos casos como conjeturas que requieren un análisis y una batería de evidencia empírica más amplio. Más allá de estas limitaciones, la discusión realizada apoya una perspectiva que no es novedosa pero que conviene enfatizar y es el limitado papel que la educación tiene per se en ciertas variables que influyen sobre el grado de equidad. No parece posible imaginar un escenario de una sociedad encaminada hacia más elevados niveles de bienestar agregado y mejor distribución de los recursos sin un extendido, y equitativamente distribuido, sistema educativo de calidad. De la misma manera, una expansión de la educación no facilitará un desarrollo igualitario en el marco de economías con escasa competitividad, una estructura productiva segmentada y la consecuente incapacidad de generar empleo genuino.

CV de Luis Beccaria y Fernando Groisman

La incidencia de la educación sobre los ingresos y sobre el riesgo de pobreza

Jorge Calero

Este artículo retoma la pregunta central del debate: durante la década de 1990, ¿el acceso al bienestar ha pasado a estar más o menos ligado a la educación? En la batería de indicadores que suministran información para contestar esta pregunta se ha traducido la noción general de bienestar mediante los conceptos de ingreso y de riesgo de pobreza. La respuesta del autor es diferente para cada uno de los dos conceptos: efectivamente, en la mayor parte de los seis países analizados (Brasil, Chile, Costa Rica, Honduras, México y Paraguay), los ingresos son, a principios del siglo XXI, más dependientes de los niveles educativos de los jefes de hogar que en 1990. Sin embargo, la incidencia de la educación sobre el riesgo de pobreza parece haberse hecho más tenue durante la década. En el artículo se abordan los matices que rodean esta doble respuesta.

CV de Jorge Calero

Educación, equidad y bienestar de los hogares en América Latina

Carlos Larrea

Durante la última década, el aumento en la escolaridad y la ampliación de las tasas de asistencia primaria y secundaria, que han democratizado el acceso a la educación en América Latina, no han conducido a una mejora en la distribución del ingreso, la cual ha continuado concentrándose. En este artículo se analizan algunos factores que pueden contribuir a explicar este paradójico resultado. Desde la perspectiva del mercado laboral, se enfoca principalmente los retornos educativos, que presentan un carácter creciente que favorece a los niveles superiores, generando tendencias a la polarización en la oferta laboral. Esta estructura ha tendido a concentrarse, como resultado de la apertura comercial, el cambio tecnológico, el estancamiento económico y la creciente vulnerabilidad ante las crisis económicas. Se estudia también el carácter discriminatorio del mercado laboral, tanto frente al trabajo femenino como respecto a los indígenas. Finalmente se analiza un mecanismo de reproducción intergeneracional de la pobreza debido a los efectos de la desnutrición infantil sobre los retornos educativos, que reduce en forma irreversible el rendimiento escolar, y por consiguiente las perspectivas de movilidad ascendente de los hogares pobres con acceso a la educación.

CV de Carlos Larrea

Educación y distribución del ingreso en México

Fernando Barceinas

A través del análisis de un conjunto de indicadores de educación, ingreso y características laborales de los jefes de hogar de México, se evidencia que pese a que los indicadores de educación han mejorado, esto no se ha traducido directamente en una mejor distribución del ingreso. Este resultado se explica, entre otras cosas, por la cada vez mayor segmentación en la demanda laboral, que se traduce en un incremento de las diferencias en los premios salariales por niveles educativos y por la discriminación salarial en contra de las mujeres. No obstante, se hace notar que estos efectos negativos para la distribución del ingreso podrían haber sido más severos, si los alcances educativos hubieran sido menores.

CV de Fernando Barceinas

A propósito del debate 'La incidencia de la educación sobre el bienestar de los hogares'

Fernando Cortés Cáceres

El avance experimentado por la instrucción formal y la disminución de la desigualdad en la educación no ha provocado, en América Latina, una disminución en la pobreza ni en los niveles de desigualdad en la distribución del ingreso. Los autores de los trabajos objeto de este comentario identifican una serie de procesos que estarían interfiriendo en los vínculos entre educación e ingreso. Destacan la exacerbación de la heterogeneidad estructural a raíz de la aplicación de las medidas del Consenso de Washington: habría tenido lugar la aparición de un sector de empresas de punta orientadas al mercado internacional que se habría agregado al antiguo sector moderno y al viejo sector tradicional - se ha segmentado aún más el mercado de trabajo-, lo que inyecta una fuerte tendencia económica hacia una distribución cada vez más regresiva del ingreso, que complementada por el marcado crecimiento del sector informal, donde laboran y obtienen sus ingresos los sectores con menor productividad, generan una mayor extensión de la pobreza. Estas modificaciones recientes en la estructura económica se suman a la discriminación de género y etnia de larga data en nuestros países. En este escrito se argumenta que hay razones teóricas y empíricas para que no se deba esperar un vínculo estrecho entre la desigualdad educativa y la desigualdad del ingreso, a pesar de que haya una estrecha relación entre educación e ingreso al nivel individual.

CV de Fernando Cortés Cáceres

Publicaciones